Mi pequeño #bebedebascrap

lunes, 20 de noviembre de 2017

¡Hola de lunes!

¡De nuevo por aquí! Disculpad no haber pasado la semana pasada pero me encontraba fatal y no tenía fuerzas para ponerme a escribir. Queda pendiente enseñaros el super taller que organizó La Sonrisa Creativa por su quinto aniversario, ¡precioso álbum!

Hoy os vengo a enseñar el cumpleaños de mi pequeño gran ayudante

Al principio no íbamos a hacer nada especial porque este mes vamos muy líados. Ya, claro. La semana de antes pensamos en no hacer nada... Luego un pequeño picoteo... Al final montamos una merienda con la familia más cercana. 

Todavía recuerdo la primera vez que subí una foto en la etiqueta #bebedebascrap para contaros todo lo que estaba por venir. 


¡Y todo lo que ha pasado desde entonces! ¡DOS AÑOS! ♥

Han sido dos años muy intensos, llenos de primeras veces y de conocernos, nosotros a él y él a nosotros. Cuando te quedas embarazada no te preparan para esto. Es la experiencia más maravillosa que he vivido pero, a la vez, es una experiencia super agotadora. 

Hay noches en vela, cansancio acumulado, momentos en los que no sabes qué hacer... Pero todo se compensa cuando te mira y te sonríe, o te da un beso, o te da un abrazo, o cuando te dice que te quiere mucho. Ahora estamos en la fase de la #ADosLescencia pero, aún así, a mí me compensa todo. 

Eso sí, si me estás leyendo y vas a ser mami o papi, que sepas que esto no es una tarea fácil

Ahora os voy a enseñar lo que estuvimos preparando. En casa tenemos muy claro la importancia que tiene reforzar la autonomía de Marcos y por eso cocina con nosotros desde antes de cumplir el año y medio. No sólo juega a cocinar, también cocina. 

Marcos eligió el menú de su merienda y nos ayudó en casi todo. 

Empezamos por lo dulce (sí, soy una golosa).

La estrella de la tarde fue la tarta, ¡con una super vela de cumpleaños de chocolate! La receta de la tarta es la tarta cebra de Webos Fritos, sin hacerla cebra (en su libro Bizcochos), con una crema de queso por dentro y por encima. 




Unos vasitos de yogur con cereales...


Y un rincón salado (más bien fue una merienda-cena).

Con pan casero...


Embutido, queso y tomatito para poner encima del pan...




Quiche de bacon (¿queréis que suba un día mi receta super rápida?)...


Humus con galletitas saladas...


Tortilla de patatas...


Junto a un rincón con bebidas: cervezas, zumos, refrescos y café para que cada uno se sirviera.



Nos descargamos los kits de los animales de la tribu de Creative Market. ¡A Marcos le encantó ver los animalitos en los carteles! Cinco minutos antes de que llegara la familia me los cambió todos de sitio... 

Fue una tarde sencilla...


En la que el cumpleañero disfrutó de la compañía de su familia...


¡Se lo pasó bomba!


Estos dos días se me acumulan los recuerdos de aquella tarde-noche en la que rompí aguas mientras mi marido estaba jugando a la consola y yo aguanté las contracciones encima de mi pelota de pilates viendo Topchef. Luego fuimos al hospital y en nada tuve a Marcos encima de mí. ¡El tiempo se paró!

Gracias, Marcos, por estos dos años de aprendizajes y amor. 

Gracias, cariño, por ser mi mejor compañero de viaje en esta gran aventura de ser padres.

Nos vemos la semana que viene con el álbum de Karine, en la Sonrisa Creativa.

¡Gracias por las visitas y comentarios! ♥

Cruj... Cruj... ¡Crujientes!

miércoles, 8 de noviembre de 2017

¡Buenas tardes!

Esta semana llego un poco más tarde  por aquí por un buen motivo: ¡Apuntarme al reto de Cocinando Sabores

El reto de convertir una receta poco recomendada en una más saludable de este mes era sobre las papas. Ahora ya hay de mil sabores. Hasta de paella he visto por ahí (de verdad, ¿papas con sabor a paella? ¿Por qué?). Pero a mí me gusta lo más sencillo, papas al punto de sal. 

Por cierto, por aquí llamamos "papas" a esas patatas crujientes y finas que van embolsadas (ahora también hay gruesas, onduladas... Pero, bueno, como os he dicho: yo soy fiel a lo sencillo). También sé que hay diferentes formas de llamar a eso según de donde seáis. ¡Dímelo en los comentarios porque me encantará saberlo!

Vamos a por ello...

Patatas
Una cucharada de aceite
Sal

Como veis, fácil fácil.

Cuando se lanzó el reto probé a hacerlas fritas cortándolas muy finitas usando un pelador. No me gustó. ¿Por qué? Porque quedaban demasiado finas y muy irregulares. En algunas partes quedaban casi transparantes al cortarlas con el pelador y no se frieron por igual.

En una misma tanda, saqué mi mandolina.


Aquí mejor. Ajusté la mandolina al grosor más fino y quedaron genial. Cuando empezaron a dorarse los bordes, las saqué del aceite.


Pero sigue teniendo un "pero". ¿Cuál? Tenía que hacer tandas de patatas poco a poco para que no se pegaran entre sí y se hizo muy largo el proceso. Eso sí, ¡quedaron buenísimas!

Nuevo intento. Hoy: mandolina y horno. Además, con dos versiones de patatas. Como no podíamos usar otro alimento, he utilizado dos colores.

Pelamos las patatas...


Con el horno precalentado a 180ºC, con calor arriba y abajo, las disponemos en la bandeja de horno con un chorrito de aceite de oliva...



Al salir del horno es cuando le damos el punto de sal. Y, ¡a probarlas!


Os aconsejo que dejéis que se enfríen del todo para despegarlas del papel de aluminio (más de una he perdido por el camino por precipitarme).

¡Qué color caramelo tan bonito!


Gracias a mis padres por cederme su cocina para hacer la receta y las fotos con esa preciosa luz que entra en su cocina.

Una nueva receta que añado a la etiqueta de recetas de 5 ingredientes o menos.

Si queréis ver todas las propuestas, entrad en la etiqueta #EstoTeCuidaLaPatata por instagram.

Y si queréis animaros a hacer esta receta con mandolina, os enseño una super parecida que está en amazon.

¡Hasta el lunes que viene! Os enseñaré lo que hicimos en el 5º aniversario de la Sonrisa Creativa, junto a Karine ♥